Iglesia del Pueblo

Blog 2

on August 05, 2011
  • “DIOS ES UN DIOS DE SEGUNDAS OPORTUNIDADES” - Apóstol Juan

    Si tuvieras la oportunidad de empezar de nuevo, ¿Que harías diferente? Las respuestas que he escuchado a esta pregunta, han sido innumerables.

    Si tuviera la oportunidad de ser diferente seria un mejor padre, una mejor madre, un mejor esposo, una mejor esposa, un mejor hijo, una mejor hija.

    Si tuviera la oportunidad de empezar de nuevo no cometiera los errores que cometí. No hubiera desaprovechado las oportunidades que se me dieron. Buscaría la forma de ser una mejor persona. No desperdiciaría, o malgastaría mi tiempo y mi vida como lo he he hecho hasta el presente. 

    ¿Sabia usted que a pesar de su edad y sus mil errores que ha cometido en su vida - todavía hay oportunidad de empezar de nuevo?

    Dios es un Dios de segundas oportunidades. Quizás usted ha fracasado en su vida familiar, matrimonial o fracasado como persona.

    Dios es un Dios que tiene el poder para cambiar nuestra noche en día, nuestros fracasos en éxitos, nuestras tristezas en alegrías, nuestras enfermedades en sanidades, nuestra debilidad en fuerza.

    Dios tiene el poder para hacerte de nuevo de acuerdo a Juan 3. El le llama nuevo nacimiento a través de la persona de Jesus. Le doy unos ejemplos de las transformaciones que suceden cuando una persona viene a Jesus.

    1. ADAN (Génesis 3) E primer hombre en la Biblia. A el se le sentencio muerte si comía del fruto prohibido. ¿Que sucedió? Hizo lo que se le había prohibido y Dios le dio una segunda oportunidad - la historia nos dice que después de la desobediencia Adan vivió 930 años. Hay gente que después de un fracaso en la vida, no se pueden recuperar, perdonar, ni creen que Dios los puede perdonar a ellos. Usted y yo tenemos que entender que el mundo se compone de hombres y mujeres que han hecho errores - los han corregido y han seguido adelante. ¡Dios es un Dios de segundas oportunidades!

    2. PABLO (Hechos 9:1-6) Este es uno de los cambios mas radicales que encontramos en la Biblia. Un hombre educado, posiblemente de buenas familias, celoso de su religión, pero uno que perseguía a la gente que profesaba su fe en Jesus. No solo los perseguía, era uno de los que decidían sobre que clase de tortura o sentencia se les daba. Su experiencia con Jesus lo convirtió de criminal a predicador. Eso es lo que Dios puede hacer con una persona. El puede cambiar tu vida, y darte una segunda oportunidad. Dios es un Dios de segundas oportunidades.

    3. HIJO PRODIGO (Lucas 15:11-32) La muy conocida historia del hijo prodigo es un vivo ejemplo de un Dios de segundas oportunidades. El joven le pide al padre su herencia, se va de la casa, malgasta su dinero, su tiempo, su vida viviendo perdidamente. Estando en su peor momento - hace una decisión - reconoce su pecado ante Dios y ante su padre - ese solo acto le abrió las ventanas de los cielos y las puertas de su casa. Pensando que iba a ser rechazado - prepara una confesión. Cuando su padre le vio de lejos, fue movido a misericordia, corrió hacia el, se echo sobre su cuello, y le beso. Dios es un Dios de segundas oportunidades.

    4. SAMARITANA (Juan 4:4-30) Esta es una historia muy conmovedora y un gran testimonio del amor de Dios. Una mujer religiosa pero cargada de pecado escondido. No hay duda que esta mujer no había encontrado la verdadera felicidad. La buscaba como muchas mujeres en un hombre. Esta representa a todas aquellas mujeres y hombres que buscan felicidad en algo en vez de alguien. Gente busca felicidad en el dinero, en el sexo opuesto, en la botella, en las drogas - otros buscan felicidad en el éxito, en la fama y no la encuentran - esta mujer encontró la respuesta en Jesucristo el Hijo de Dios. El le dio una segunda oportunidad de rehacer su vida.

    5. ENDEMONIADO (Marcos 5:1-6) ¿Como es posible que una persona pase de endemoniado a evangelista de un día para otro? Solo El poder de Dios puede hacer esto. Este hombre tuvo una segunda oportunidad cuando doblo sus rodillas ante Jesus. Dios no puede rechazar a una persona que se humilla delante de El. Dios es un Dios de segunda oportunidad.

    No hay duda que Dios no quiere que nadie se pierda sino que todos procedan al arrepentimiento. Eso es que tan grande es el amor de Dios.